MENÚ

jueves, 28 de abril de 2016

ENCUENTRO DE VALLADOLID 2016.

CRÓNICA DE UN COMPAÑERO.
ENCUENTRO DE VALLADOLID 2016. GRACIAS.
 El 12 de abril de 2016, 13:27, Javier J F. P. escribió:
Los compañeros de Astudillo 68-69  y 69-70 e inferiores 67-68,66-67,ya van por el VIIº Encuentro. Tienen una maquinaria organizativa bien engrasada y dirigida por un equipo formado, entre otros, por Carlos. L., y  dirigido por Emiliano. C. y..., que es una fuerza de la naturaleza y pone un entusiasmo sin límites en estas tareas de las que también se ve que disfruta una barbaridad. Él fue quien me invitó. Le pregunté si ibais alguno de vosotros, los de mi curso, y me dijo que no pero que estaría C, V y también se acercaría Luis , con el que coincidí en el tirocinio práctico en Cambados. Me animó el que Carmelo H., un compañero de ese grupo que vive en Salamanca y con el que tengo una muy buena relación desde el año que pasó con nosotros en el piso de C. de Salamanca, se unió junto a su mujer, R., al evento. 
Yo tenía además un motivo secreto. A este grupo del 68-69 pertenecía  Luis F. G. al que me unía una profunda amistad y que falleció tras una muy larga y penosa enfermedad el año pasado, como os informé. Por él "conocía" a otros de su curso: José Ángel T., José B., Joaquín B., que me apetecía saludar y conocer en persona, pero Joaquín no se presentó. El que sí lo hizo fue Esteban M. L.. de educación, con el que hablamos de algunos conocidos inspectores, de alguno de los cuales no quiero ni acordarme.
A mediodía estábamos en el punto de encuentro fijado, la Plaza Mayor, solo precedidos por Virgilio y su mujer, siempre tan puntuales, que al encontrarse solos ya siendo la hora dudaban si aquel sería el lugar concertado. 
Algunos ya habían llegado el día anterior, creo que fueron los de Galicia, Zaragoza,Bilbao. Los de León, que fletaron un microbus, los de Asturias y Palencia fueron llegando como nosotros, en el día. En total, entre compañeros y sus respectivas mujeres nos juntamos 88 personas (esto lo comprobé con uno de los camareros que nos sirvieron en la comida).
¿Qué decir de semejante encuentro en el que se reviven de golpe tantas experiencias y recuerdos de una etapa de nuestra vida que nos han marcado profundamente en uno u otro sentido? Que no dan abasto las palabras y nos embargan las emociones, la alegría y una cierta sensación de beatitud, junto al deseo de recobrar en poco tiempo la vida transcurrida desde entonces. Eso al menos me sucedió al ver de nuevo a Etelvino L. y, tras más de 44 años,  a Lucio Romo, que me recordó anécdotas ya olvidadas del trienio en Cambados, y a Luis A., cuya mujer, M., ¡casualidades de la vida!, es amiga de mi cuñada P. en Ourense. 
El tiempo fue primaveral y, pese a la amenaza, no llovió lo que nos permitió dar una paseo por la zona monumental de Valladolid. La verdad, hablando con la gente apenas presté atención a la riqueza monumental de la ciudad que resplandecía con su piedra caliza al sol primaveral.
Tras la comida, a la que se presentó Leoncio R., tuvimos la sobremesa amenamente dirigida por Antonio M., que se reservó sus chistes más picantes para ocasión más propicia; y amenizada por Pedro A., sdb, que con su acoderdeón nos levantó a todos de nuestros asientos y nos puso a bailar y cantar a coro. Magnífico, ¡estabamos entregados! El contrapunto triste lo puso los sentidos poemas de Javier R. (?) dedicados a su nietita fallecida con tan solo tres añitos. Seguro que Carmelo y R. lo sintieron más de cerca: ellos pasaron también por eso mismo cuando murió su hijo pequeño.

Los de Valladolid nos obsequiaron con varios detalles y Saturnino, próspero empresario floricultor, sorprendió a las señoras con plantas y flores. Un detallazo. Por cierto, propongo para la próxima, que para este grupo se dijo que será en Cambados,hacer etiquetas identificativas para los asistentes, es la forma de que se pueda reconocer fácilmente a "las señoras de", sobre todo cuando somos tan numerosos.
Eché de menos a Ángel T. pero entre el ajetreo de las despedidas no pregunté por su paradero. Roscales, desde Bilbao, me envió un whatsapp en el que decía estar disfrutando de un encuentro parecido y me transmitía saludos de mi amigo Amadeo A. A ver qué nos cuenta.
 
Son muchas las experiencias, los nuevos conocimientos hechos y las anécdotas del encuentro, pero esto no es una crónica, espero que otros la hagan, solo un comunicar impresiones y la satisfacción por encontrarme con viejos, pero siempre presentes, compañeros y amigos.
Un abrazo a todos, y que siga la ronda.
Javier


GRACIAS A TODOS Y A NUESTRO CRONISTA...

miércoles, 30 de marzo de 2016

CAPÍTULO INSPECTORIAL. CI16

La Inspectoría cierra su primer Capítulo Inspectorial
152 capitulares venidos de diferentes puntos de la Inspectoría se dieron cita del 18 al 22 de marzo en la Residencia Fray Luis de Léon de Guadarrama, en la segunda sesión del CI16, tras la primera en diciembre.
La jornada del lunes se dedicó a los últimos trabajos del CI16. Las comisiones estuvieron trabajando el sábado y domingo sobre las aportaciones recibidas para cada documento. Estas aportaciones llegaban como intervenciones escritas (que no se habían hecho en el aula) y las intervenciones de los dos turnos de palabra que seguía a la presentación de cada uno de los documentos.
Las comisiones fueron estudiando los diferentes modos y reformando, en su caso, el documento previo. Ya el domingo por la noche se envió a todos los Capitulares los documentos finales preparados para la votación.
El lunes por la mañana, cada comisión presentó en el aula el documento final. Los relatores fueron explicando las aportaciones que se habían asumido, los cambios que se habían introducido y las razones de estos. A media mañana se concluyó este proceso. El resto de la mañana se dedicó a un tiempo de lectura personal de los textos para preparar las votaciones de la tarde.
De nuevo en el aula, toda la sesión de la tarde se dedicó a las votaciones de los documentos. En total se enviaron diez formularios de votación por correo electrónico. Poco a poco, en un trabajo disciplinado y serio, los Capitulares fueron respondiendo y votando los documentos que fueron obteniendo un refrendo ampliamente positivo.
Al terminar este día, el Inspector dirigió unas palabras para clausurar el primer Capítulo Inspectorial de la nueva Inspectoría Santiago el Mayor. Su intervención giró alrededor de cuatro palabras: gracias, comunión, compromiso y esperanza.
Habiendo terminado los trabajos capitulares, la mañana del martes 22 se dedicó solo a la Eucaristía de clausura. Aunque estaba previsto terminar este día con la comida, el buen y ágil hacer de los Capitulares hizo que no fuera necesario dedicar esta mañana.
En la Eucaristía de clausura, presidida por el Inspector, estuvieron presentes también representantes de otros grupos de la Familia Salesiana. Al final de la misma, se entregó una lámpara a cada comunidad como recuerdo de este primer Capítulo de la nueva Inspectoría, con el compromiso, como reza la frase que iba adherida, de ser “luz para llevar la salvación hasta el confín de la tierra” y, como señaló el Inspector en la homilía, comunicar “a los jóvenes, con transparente coherencia, el sentido de nuestra vida”.

http://www.salesianos.es/Articulos/7011/1/1/La-Inspector-a-cierra-su-primer-Cap-tulo-Inspectorial

domingo, 13 de marzo de 2016

MISIONERO SALESIANO AL SERVICIO DE LOS JÓVENES DE MALABO. GUINEA ECUATORIAL

Salesiano español reconocido con la medalla de Isabel la Católica
Pepe Gangoso llegó a Malabo, Guinea Ecuatorial, en 1983 y desde entonces está al servicio de los jóvenes mediante la educación, evangelización y acompañamiento.
El misionero salesiano español Pepe Gangoso ha sido galardonado con la medalla-encomienda de Isabel la Católica por el trabajo desarrollado en Guinea Ecuatorial durante 33 años en favor de los jóvenes del país africano.
Hasta el año 2001, Gangoso desempeñó su labor en colaboración con las instituciones del Estado Guineano: la Escuela de Magisterio, el instituto de E.M. y una escuela de Ingeniería Técnica.
En 2001, la Cooperación Española construyó el Colegio Español de Malabo, que fue encomendado a los salesianos. El misionero empezó a trabajar en el centro como director y después pasó a ser su administrador, "siempre con mucha alegría", asegura.
El trabajo pastoral de Gangoso y de los demás salesianos en la diócesis de Malabo ha sido intenso. "Ha habido épocas en las que prácticamente la mitad de los poblados de la Isla de Bioko (antigua Fernando Poo) estaban al cuidado pastoral de los salesianos", cuenta el misionero.
En el barrio de Ela Nguema, los salesianos administran la parroquia dedicada a San Fernando y a San Juan Bosco, que se empezó a construir bajo el gobierno español con los mismos planos de una iglesia de San Fernando (Cádiz) y fue concluida por los propios salesianos. La obra salesiana se completa con el Centro Juvenil Don Bosco, conocido y valorado en toda la ciudad por los jóvenes.
Agradecido
Pepe Gangoso se muestra "contento" tras conocer a través del Embajador de España en Malabo que el Rey ha querido concederles la medalla-encomienda de Isabel la Católica a él y a una religiosa carmelita dedicada a la asistencia sanitaria en Luba. Este reconocimiento supone poner de relieve el buen hacer de los religiosos y las religiosas de España que trabajan por la enseñanza y la salud en Guinea Ecuatorial.
El misionero salesiano recibirá la condecoración el próximo jueves, 10 de marzo, en una ceremonia que se celebrará en la Embajada de España en Malabo.

http://www.donbosco.es/noticias/articulo.asp?id=36222

domingo, 6 de marzo de 2016

MISIONEROS DE LA MISERICORDIA


SALESIANO MISIONERO DE LA MISERICORDIA.
En la celebración del Miércoles de Ceniza, el papa Francisco ha enviado a setecientos de los más de mil misioneros de la misericordia. Entre ellos un salesianos español, Francisco García Fraile, de la comunidad de Santiago de Compostela y actual confesor de la catedral jacobea.

http://boletin-salesiano.com/?p=13784

sábado, 27 de febrero de 2016

ANIVERSARIO DE E. GIL Y CARRASCO POR CASIMIRO BODELÓN

Otro aniversario de Gil y Carrasco: 170 años  
CASIMIRO BODELÓN SÁNCHEZ PSICÓLOGO CLÍNICO    
26/02/2016
En la mañana berlinesa, nublada y húmeda, del domingo 22 de febrero de 1846, cerraba sus ojos a la vida, lejos de su tierra, un joven berciano de pura cepa: don Enrique María Manuel Gil y Carrasco. La joven promesa romántica de nuestro escritor y poeta no resistió el envite tuberculoso y sus pulmones, encharcados, dejaron de insuflarle aire limpio y suficiente como el que se respiraba en el Bierzo.

El lago de Carucedo, hoy como entonces, tiende con densa niebla un velo sobre sus gélidas aguas para que sobre él vuelva a revolotear el espíritu observador y curioso del poeta. Las gotas del rocío mañanero, en forma de fina lluvia, cuelgan tristes, casi heladas, de la hojarasca seca de los jóvenes robles, otras descansan humedeciendo la seca y punzante tamuja de los pinos. Por su parte, miles de pulgares de añosas cepas recién podadas lloran savia de sus entrañas, en recuerdo del vate que observó sus pámpanos y degustó sus frutos.

Desde las enhiestas torres del Castillo ponferradino, los templarios, cual fantasmas vueltos del ayer, vigilan las curvas del Sil y del Boeza por si flotando sobre sus aguas pudiera aparecer en este aniversario, el espíritu de don Enrique, su cantor enamorado. Pero quién es este hombre que hoy merece otro homenaje, otro «recuerdo», se dirá más de un joven estudiante, poco avezado a las lecturas y menos a los versos que cantan a la «Niebla pálida y sutil», a la «Gota de humilde rocío» o que expresan la angustia del solitario romántico: «Yo no tengo una madre ni una esposa/ que vengan a llorar en mi ataúd/ ni quien escriba en la extranjera losa/ las penas de mi amarga juventud». ¿Quién es ese hombre, frágil y timorato, cursi, dirá alguno hoy tal vez, que escribe un hermosísimo poema a la humilde Violeta, reclamando su presencia para adornar su tumba?: «Ven a mi tumba a adornar, triste viola,/ y embalsama su oscura soledad;/ sé de su pobre césped la aureola/ con tu vaga y poética beldad».

En breves líneas, porque no cabe más en un obituario, para recuerdo del ayer y del hoy, diremos que Gil y Carrasco, poeta y escritor puntero del romanticismo español que se codeó de tú a tú con Espronceda, Martínez de la Rosa, Zorrilla y todo el Parnasillo madrileño y su Liceo, nació en Villafranca del Bierzo un 15 de julio de 1815 y, situada su familia en Ponferrada, él cursó los primeros estudios en los Agustinos de la ciudad; tras un año interno en el monasterio de San Andrés en Vega de Espinareda, cursó otros dos en el Seminario Diocesano de Astorga y, seguidamente en Valladolid inició la carrera de Derecho, terminándola ya en Madrid. Pues bien, este prohombre, con solo 30 años y unos pocos meses, falleció el 22 de febrero de 1846, desempeñando una importante legación diplomática en Berlín, donde en su corta estancia, poco más de dos años, conquistó la amistad y admiración del rey Federico Guillermo IV de Prusia y de su familia, quien lo condecoró con la Medalla de Oro, distinción reservada a las personas sobresalientes en las Artes y en las Letras. Contó, además, con buenos amigos entre los diplomáticos de otros países con legación en Berlín y prestó, a través de sus puntuales y detallados informes, un gran servicio al Reino de España presidido por la jovencísima Reina Isabel II, durante los gobiernos del Conde de Toreno, de Mendizábal y de Madoz.
Hoy, recordando al autor de El Señor de Bembibre, que algo sonará a nuestros jóvenes estudiantes, y que fue calificada por don Guillermo Díaz Plaja como «una de las mejores novelas históricas españolas»; recordando al autor de El lago de Carucedo y de Bosquejo de un viaje a una provincia del interior, dedicado éste al Bierzo que fue provincia (con capital en Villafranca) durante el Trienio Liberal, y recordando finalmente al fecundo poeta que, en sus pocos años de vida, nos dejó un hermoso ramillete de poemas románticos, para memoria y honra del mismo y para ilustración de nuestros jóvenes estudiantes, hoy le dedicamos los mismo versos que le escribiera otro compatriota que visitó su tumba en el cementerio berlinés, en 1856, décimo aniversario de su muerte. Dicen así esos versos que acompañó al depositar sobre la tumba un pequeño tiesto con violetas:

«¡Mas sola allí… sin flores… sin verdura…/ Bajo su cruz de hierro se levanta/ De un hispano cantor la sepultura!.../Delante de su cruz tuve mi planta…/ Y soñé que en su rótulo leía:/’¡Nunca duerme entre flores quien las canta!’/ ¡Pobre césped marchito! ¡Quién diría/Que el cantor de las flores, en tu seno/ Durmiera tan sin flores algún día!/ (…) ¡Ay del vate infeliz que, amortajado/Con su negro ropón de peregrino,/ Yace en su propia tumba desterrado!».

Murió no desterrado, pero sí lejos de los suyos, lejos de su familia, que vivía en Ponferrada, prestando un buen servicio a su Patria, en la legación diplomática; pero hoy, gracias a los esfuerzos de otro prócer villafranquino, un Álvarez de Toledo, sus restos mortales volvieron a la Villafranca natal y allí descansan, desde mayo de 1987, en una sencilla tumba en la iglesia de San Francisco. Descanse en paz y en casa nuestro querido y recordado paisano don Enrique Gil y Carrasco.

http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/otro-aniversario-gil-carrasco-170-anos_1049108.html

domingo, 21 de febrero de 2016

LA CASA SALESIANA DE UTRERA,135 ANIVERSARIO

Ecco Utrera, 135 años del nacimiento de un sueño
16/02/2016 | Carlos Martín / Archivo Salesianos Utrera

La Casa Salesiana de Utrera, la primera fundación de España, cumple el 16 de febrero de 2016 su 135 aniversario.
La Casa Salesiana de Utrera, la primera fundación de España cumple en el día de hoy 135 años de historia.
El Colegio Nuestra Señora del Carmen, nacido gracias a la preocupación social y cultural del ilustre prócer utrerano D. Diego M. de Santiago, Marqués de Casa Ulloa, apoyado por el Cardenal Lluch y Garriga, Arzobispo de Sevilla, vivirá hoy una jornada especial a través de diferentes actos para conmemorar el aniversario de la presencia salesiana. Entre los momentos destacados cabe señalar la lectura de la crónica de la llegada de los primeros salesianos a la ciudad, la ofrenda floral y la oración de agradecimiento a Don Bosco por el próspero deseo de colocar el germen salesiano en Utrera.
Ante la gran carencia de escuelas en la ciudad, llegó la petición al santo de los jóvenes para el envío de los primeros salesianos al sur de España con el objetivo de remediar la falta de educación en la localidad sevillana.

Como respuesta, el 16 de Febrero de 1881, llega a Utrera el primer grupo de 6 salesianos presidido por el Cardenal Juan Cagliero. Fue su primer director don Juan Branda, que desde el primer momento organizó escuelas diurnas y nocturnas y fundó la primera Banda de Música que tanta influencia tuvo en la vida artístico-musical de la ciudad. 
En 1882 las Escuelas de San Diego atienden ya a 400 niños y comienza el comedor escolar que alimenta a 70 alumnos de los más necesitados. Al mismo tiempo la Iglesia del Carmen se convierte en centro de intensa vida cristiano-pastoral.
En torno a la presencia salesiana gira a lo largo de su historia un gran número de muchachos y adultos, a favor de los cuales se lleva a cabo una variada oferta de iniciativas y proyectos de índole educativo catequética, todos orgánicamente integrados en el Proyecto Educativo Pastoral Salesiano de la obra. La Casa cuenta con el colegio que atiende a más de mil cien alumnos, distribuidos en las secciones de Infantil, Primaria, Enseñanza Secundaria Obligatoria, PCPI y Bachillerato. Entre los alumnos, más de un centenar residen en régimen de internado; bastantes provienen de otras ciudades y pueblos próximos a Utrera, donde el colegio tiene reconocido prestigio educativo.
Además de una Pastoral Juvenil bien estructurada y diversificada para atender a todos los jóvenes de la casa, el Movimiento Juvenil Salesiano es aglutinado por la Asociación Juvenil Aldaba, fundada y siempre alentada por la Comunidad de Salesianos, con el propósito de animar las ofertas educativas de tiempo libre y de educación en la fe (ADS, Cristo Vive y CJS).
Después de una larga y fecunda historia de entrega a la ciudad de Utrera, la Casa Salesiana goza de una plural y numerosa Familia Salesiana, integrada por el Centro de Cooperadores Salesianos, la Asociación de María Auxiliadora, la Asociación de los Antiguos Alumnos Salesianos, los grupos de Hogares Don Bosco y la Hermandad del Stmo. Cristo del Amor y Ntra. Sra. de las Veredas.
Entre las numerosas distinciones concedidas a lo largo de su historia cabe destacar el premio "Mostachón de Oro" entregado por la Orden del Mostachón, la mención de Hijos Adoptivos de la ciudad recibida en el año 1969 por parte del Excmo. Ayuntamiento “por su dedicación a la formación intelectual, moral y espiritual de la juventud y que tantos bienes reporta a la población”, o la medalla de oro de la ciudad concedida en 1995 "como homenaje a los hombres que aquí vivieron sus ilusiones y fueron dejando retazos de su vida”.
Un sueño que comenzó una tarde fría y lluviosa de invierno en los campos inundados cercanos al Guadalquivir, tal y como relata la crónica de la casa. Un tren que a pesar del lento caminar llegó puntual a las seis y media para mostrar las torres de la ciudad. Unas vistas que provocaron el sentir emocionado de Cagliero: "Ecco Utrera". Ahí comenzó todo.

http://www.donbosco.es/noticias/articulo.asp?id=36198

lunes, 8 de febrero de 2016

" BOLETÍN SALESIANO " Versión WEB

Nueva versión web del “Boletín Salesiano”
El 31 de enero fue el día elegido para lanzar la nueva web del Boletín Salesiano. Clara, viva y muy gráfica. Una propuesta atractiva para conocer la vida salesiana.
Se puede leer y dsifrutar desde el enlace: www.boletin-salesiano.com.Es un trabajo realizado por la empresa de comunicación DOSA, así lo cuenta Leonardo Sánchez el director del Boletín Salesiano.
En una comunicación dirigida a diferentes miembros de la Familia Salesiana hace un resumen de qué puede encontrar el lector en la página: “el último número del Boletín, en este caso el de Febrero; en cada uno de los menús superiores además de disponer de los artículos del mes se recogen todos los artículos desde la revista desde hace 10 años. Un material de gran valor educativBo pastoral”.
Es una web adaptada a los dispositivos móviles y a las redes sociales: “de este modo se puede imprimir con facilidad artículos o reenviarlos al Facebook, instagram o twitter…”
La página es un complemento para el propio Boletín Salesiano que, por su puesto, sigue imprimiéndose y para el que siguen abiertas las suscripciones que se pueden hacer llegar a la siguiente dirección mail: director@boletín-salesiano.com

viernes, 29 de enero de 2016

ENCUENTRO EN LEÓN DE A.A SALESIANOS 23 ENERO 2015

ENCUENTRO EN LEÓN
El 23 de enero tuvimos un grupo de antiguos alumnos de Cambados un encuentro en León, con una comida de hermandad.

Los que nos acercamos a la ciudad, tuvimos la dicha de visitar las casas y colegios salesianos, donde tuvimos muestras de cariño y nos aportaron conocimientos y detalles de la labor de los salesianos.

Ya la hora del encuentro hubo una gran manifestación de emociones y alegría compartida a lo largo de la comida y tarde.

Aunque la foto general ya fue más tarde y algunos se habían ido, pedimos disculpas pero refleja la gran amistad y unión que nos caracteriza.
Agradecimiento a todos por su generosidad, recibimiento y convivencia. Gracias
Esperamos a todos para el próximo encuentro en Valladolid, día 9 de abril.

FOTOS: JOSÉ LUIS DE VEGA

martes, 19 de enero de 2016

VIVE DE OTRA MANERA POR JOSÉ MIGUEL NÚÑEZ

Vivir de otra manera
Por José Miguel Núñez
Juan Bosco y el cambio social
enero 17th, 2016
Rara vez se pone el acento en el cambio social que Don Bosco impulsa con la obra de los Oratorios y su proyecto educativo. Y sin embargo su proyecto arremete contra los rígidos cánones culturales, económicos y sociales de la sociedad de su tiempo para intentar hacer surgir una realidad diferente, con más oportunidades para todos. Leemos en los “Apuntes históricos del Oratorio de San Francisco de Sales” (1862): “En cada año se ha logrado a colocar a varios centenares de jóvenes junto a buenos empresarios con los que han aprendido un buen oficio. Muchos volvieron a sus casas y a sus familias de donde habían huido; y ahora se mostraban más dóciles y obedientes. No pocos fueron empleados en honestas familias (…) bastantes de ellos encuentran trabajo en las bandas de música de la guardia nacional o en las bandas militares; otros continúan su oficio en nuestra casa; un número importante se dedican a la enseñanza; estos hacen regularmente sus exámenes o quedan aquí en casa y van en calidad de maestros a los pueblos en que se les requiere; algunos hacen también carreras civiles”.
Como dice P. Stella, uno de los mejores conocedores del siglo de Don Bosco: “A partir de 1863 se asiste a un multiplicarse de colegios, hospicios, escuelas para artesanos, escuelas agrícolas, seminarios abiertos o regidos por salesianos y su preferencia por los internados… El colegio salesiano contribuyó a alimentar, con una sólida formación de jóvenes generaciones, las fuerzas católicas en Italia y en el mundo”.
 
El santo, siendo joven sacerdote, vio, escuchó, supo captar la realidad social de su tiempo y ponerse manos a la obra para tratar de paliar los efectos desastrosos de una incipiente pre-revolución industrial y de un masivo éxodo joven del campo a la ciudad que estaban dejando en la cuneta a los hijos de nadie. Eran, la mayor parte, emigrados en busca de fortuna, excluidos de la realidad social que emergía imparable al paso del nuevo orden económico.
En la Turín del siglo diecinueve, Don Bosco se dio cuenta de que no bastaba partir el pan de la solidaridad con los más necesitados, sino que era necesario hacer palanca sobre los rígidos cánones pre-industriales y la nueva economía burguesa para propiciar un cambio social. Se trataba, en efecto, de dar más a los que menos tenían y ofrecerles nuevas oportunidades.
La “obra de los Oratorios”, como Don Bosco llamaba a su proyecto, quiso hacer protagonistas a los jóvenes de su propio futuro, implicarlos en su desarrollo y en el cambio social en medio de un mundo que nunca presta suficiente atención a los más vulnerables.
Sus resultados fueron más que notables en el campo de la educación, la capacitación y la inserción social: mejoró las condiciones laborales de sus chicos, redactó los primeros contratos de trabajo asegurando derechos, se puso a la vanguardia de la formación profesional y, lo más importante, devolvió dignidad y futuro a miles de jóvenes. Su proyecto educativo-evangelizador les ayudó a descubrir cuánto los quería Dios.
Fue la otra revolución ajena a las grandes ideas culturales, culturales y económicas que bullían en los países más desarrollados de Europa. Don Bosco impulsó un cambio social y vislumbró otra realidad que se empeñó en hacer emerger con todos los recursos a su alcance. La de un mundo diferente en el que nadie es excluido ni condenado a comer sólo las migajas que caen de la mesa del señor. En momentos de crisis, la fuerza utópica y la tenacidad de aquel joven sacerdote turinés son un estímulo para creer que otra realidad es posible aún en tiempos, como los nuestros, de cambio de paradigma, de pocas certidumbres y de futuro incierto.

- See more at: http://blogs.21rs.es/vivirdeotramanera/2016/01/17/juan-bosco-y-el-cambio-social-2/#sthash.N3KPC59V.dpuf

miércoles, 6 de enero de 2016

FIESTA NAVIDEÑA DE AA.AA EN ASTUDILLO. 2015

Fiesta Navideña en Astudillo: 26-12-2015


         Rondando estas fechas, los grupos de AA Salesianos de Zamora, La Robla, Palencia, Astudillo, Villamuriel y Valladolid llevan organizando desde hace tiempo un encuentro festivo. Este año se ha celebrado en Astudillo.
            Nos juntamos alrededor de setenta personas: unos cuantos salesianos pocedentes de diferentes comunidades (Antonio Álvarez, Antonio González, Carlos M. Celada, José Revilla, Belarmino Posada, Antonio Matellán y José Antonio Hernández)  y, exceptuando la Asociación de Astudillo que se encontraban en casa, ya os podéis imaginar, un montón de Antiguos Alumnos que íbamos llenando la entrada y los pasillos del Colegio hasta completar el aforo.
            De Valladolid fuimos un buen grupillo en varios coches: Tirso, Félix, Sátur y Carlos (con sus respectivas esposas), Antonio M. Cabello, Aparicio, Emiliano, Francisco y Pedro, Director de Pajarillos. Creo que no me he olvidado de nadie. Nos habían citado sobre las 10’30 de la mañana. Se presentaba una jornada luminosa que animaba, pues días atrás tuvimos bastantes nieblas en Valladolid y Palencia que guardaban el frío durante todo el día.
            Algunos llegamos unos minutos antes y los anfitriones ya lo tenían todo preparado. El comedor estaba colocado en el antiguo que ocupamos los novicios. En ese espacio recordamos que al fondo estaba la mesa de “los superiores” y, a ambos lados y a lo largo, las nuestras. También el lugar donde se realizaba la lectura mientras comíamos en silencio. En el otro extremo de la sala han tirado un tabique para ampliar el espacio; alguno recordaba que allí se encontraba el office. Y en el pasillo contiguo a dicho comedor nos habían dispuesto varias mesas con bandejas repletas de cruasanes, pastas y biscocho para acompañar un buen café con leche.
El momento era propicio para saludar y charlar un rato con los que iban llegando, bastantes de ellos conocidos de otros encuentros. Yo aproveché para estar un ratillo con D. Antonio Álvarez, que fue mi director en el colegio de Herrera de Pisuerga en los tres años que allí estuve. A pesar de las malas condiciones que reunía el edificio y los pocos medios que se disponía, todo el mundo (salesianos, alumnos, el pueblo de Herrera y la comarca) guardamos un recuerdo entrañable.  La huella que dejaron los salesianos no se borrará nunca.
            De allí nos condujeron al Salón de Actos, nuestro querido Teatro con el mismo escenario, donde nos dieron la bienvenida oficial. Tras una breve presentación por parte de Antonio González y el Presidente de la Asociación de Astudillo, Joseán nos dio una charla muy amena y distendida, ilustrada con abundantes imágenes, sobre los personajes que acompañaron e influyeron en Don Bosco a lo largo de su vida, así como los lugares donde volcó toda su ilusión, para trabajar con los jóvenes y extender la devoción a María Auxiliadora. Joseán demostró dominar como nadie el tema, pues nos contó detalles y describió rincones que muchos no conocíamos.
            Acto seguido, mientras preparaban el altar en el escenario, salimos a dar un breve paseo, que algunos aprovechamos para pisar el patio, donde estaban los campos de fútbol y baloncesto. Todo está transformado. Ya no están las cochineras, ni las gallinas, ni aquellos servicios… Lo han dejado muy bien. La tapia la han cambiado por una verja que permite ver desde allí toda la fachada de las Claras. Y, cómo no, nos acercamos a saludarlas y preguntar por nuestra hermana espiritual que Félix Páramo, Sátur y creo que alguno más se acordaban de su nombre. Pues allí hablando a través del torno con una clarisa que también había estado en aquellos años pasamos un rato muy agradable.
            Regresamos para la misa, un poco más tarde del  horario previsto, pero llegamos a tiempo. Y luego la comida. Como siempre, muy bien preparada: unos entremeses con unos canapés que parecían pastelitos, un consomé-crema (no sé exactamente, pero muy bueno), el plato fuerte con pescado o lechazo a elegir buenísimos y con opción a repetir, café y chupito. Nuestra enhorabuena a todos los que han participado en su preparación. Con el chupito me llevé una alegría adicional, pues me lo sirve uno que su cara me resulta       algo familiar, pero no reconozco hasta que me dice su nombre, Antonio Matellán, uno de mis buenos alumnos en Cambados.
            Y en la sobremesa, acompañados por el acordeón de Pedro, entonamos unas cuantas canciones y villancicos, fuimos testigos de varios reconocimientos que hicieron a Antonio González, Félix Rueda, Joseán y al Inspector Juan Carlos que no pudo asistir.
Nos acordamos también de D. Valentín al que quisimos homenajear escenificando brevemente el juego de “La gallina vuela”.
            Finalmente, y como remate de la jornada, nos habían organizado una visita al Museo de la Claras. Tras la restauración que han hecho a lo largo de años, lo que antes eran prácticamente ruinas, ahora han recuperado un edificio precioso donde tienen expuestas piezas estupendas y algunas de mucho valor: artesonados, pinturas, muebles, casullas, imágenes, tallas, sellos, etc. y una buena colección de Belenes procedentes de diversas partes del mundo. Cruzando dicho Museo, pudimos salir a un patio interior ajardinado que contemplamos ya con las luces de la puesta de sol. Una maravilla.
            Para llevarnos algo de allí, compramos a las monjas unas pastas y así poder alargar el buen sabor de la jornada.
            Un saludo a todos. Carlos López
Más fotos: http://aasalesianosimagenes.blogspot.com.es/

jueves, 24 de diciembre de 2015

ENCUENTRO NAVIDEÑO ANTIGUOS ALUMNOS Y GRUPO JÓVEN DE LA FAMILIA SALESIANA

ENCUENTRO DE AA.AA Y GRUPO JÓVEN

 19-Dic-2015




            Rondando las fiestas navideñas, la Asociación de AA Salesianos de Valladolid convoca una reunión-convivencia para todos los que lo deseen y les resulte posible.


 
            En esta ocasión ha sido un poco especial por varios motivos:


            Primero porque, aunque se programó con bastante anticipación, este sábado 19 de Diciembre iba a coincidir con un “Encuentro de Voluntariado Misionero – Jóvenes y Desarrollo” que estaba previsto para los días 19 y 20.

            La disposición del Director Pedro Arroyo y del Responsable del Voluntariado Luis Martín fue como siempre acogedora, facilitando lo que hiciera falta. Así pues, tras la misa que se celebró a las 19 h y un rato de charla, preparamos el comedor donde disfrutamos los AA, ya unos carrocillas, con el grupo de Voluntariado, unos 30 jóvenes.

Allí compartimos la buena materia prima que aportó cada uno y la propia Comunidad Salesiana. Al principio, todos muy educados y comedidos, pero enseguida se impone el tono de la cordialidad y la alegría de la juventud.

            No habíamos terminado el postre, cuando Pedro nos reparte la letra de unos cuantos villancicos y          se arma con su flamante acordeón. A nosotros no hace falta que nadie nos insista, que nos gusta cantar con ganas como lo hemos hecho toda la vida. Pero se notaba la compañía de los 30 jóvenes con una aportación extra de alegría.

            Del mismo modo disfrutamos y reímos con la serie de chistes que nos regaló Alberto, nuestro AA benemérito.

 

            Y segundo porque se hizo entrega a Félix Rueda de un Diploma de reconocimiento de ejemplaridad de la Confederación Mundial de Exalumnos de D. Bosco, gracias al empeño de nuestro actual Presidente Tirso Muñiz que lo ha hecho posible. Éste le dedicó unas palabras merecidas homenajeando a nuestro querido Félix, que no pudo evitar emocionarse un poco.

La vinculación de Félix con la Familia Salesiana ha sido plena y lo sigue siendo, forma parte de los Salesianos Cooperadores, de la Asociación de María Auxiliadora. Ha ocupado la Presidencia de la Asociación de los AA durante más de 30 años y tiene a su esposa una aliada inseparable. Está igualmente involucrado en trabajos de voluntariado social: Cáritas Parroquial y Proyecto Hombre.

            El acto resultó muy agradable y aplaudido.



            Terminamos el encuentro con nuevos villancicos y, tras recoger las mesas, nos deseándonos unas Felices Fiestas Navideñas que traslado a quienes no pudieron asistir.

            Un cordial saludo y Feliz Navidad.
            Carlos López.
VER MÁS FOTOS: http://aasalesianosimagenes.blogspot.com.es/

FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2016


FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2016

Me complace enviaros esta FELICITACIÓN DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2015,  en nombre de nuestro Grupo "Estudiantes Salesianos 1956-65".Con ella van nuestros mejores deseos de bienestar personal y familiar para cada uno de vosotros (incluyendo también a los compañeros y amigos de diversos grupos que están en contacto con el nuestro), pudiendo extenderlos al bienestar de compañerismo y amistad entre todos los que estamos unidos por un "espíritu salesiano" y por los medios telemáticos.


sábado, 19 de diciembre de 2015

DESPEDIDA HOMENAJE A 35 AÑOS EN ASPRONA DE JOSÉ BLANCO

DESPEDIDA A JOSÉ BLANCO EN ASPRONA - LEON.
Ayer tuvo lugar en el Hostal de San Marcos, un acto cargado de emoción para todos los que formamos parte de esta asociación. Rendimos homenaje a la persona que durante 35 años ha formado parte de Asprona-León y más de 20 ha sido, faro de nuestra entidad. José Blanco Gonzalez, nuestro director gerente, alcanza los 65 años y con ello un merecido descanso después de una extensa y dilatada carrera en el ámbito de la discapacidad. Fue una noche de sentimientos a flor de piel, de recuerdos, de emociones, pero sobre todo de afecto y gratitud. Gracias, José, por todo lo que nos has enseñado, por tu dedicación, por tu temple. Hemos pasado momentos malos, buenos y mejores, pero siempre has sabido sacarle el lado positivo, buscando soluciones, que como siempre dices, es lo que hay y no problemas y animándonos a hacer la vida bella.
Te vas, José, pero solo a descansar porque tu esencia queda con nosotros y te puedes ir satisfecho porque te llevas muchas cosas en tu bagaje personal, pero sin duda la más importante es el cariño de todos los que hemos tenido la oportunidad de caminar y crecer a tu lado. Gracias, José por ser el artista de millones de historias. Comienza una nueva etapa, dejas el barco en nuevas y buenas manos, las de Pedro Barrio, nuestro nuevo director-gerente, que representa perfectamente los valores que tu siempre has defendido.
Gracias a todos por una noche especial, entrañable, feliz...en familia. Nuevamente José, muchas gracias, nunca olvides que esta siempre será tu casa.
(Estas fueron las palabras muy merecidas que le dedicaron sus compañeros de ASPRONA)
Gracias a nuestro amigo y compañero. José Blanco que entregó gran parte de su vida a los jóvenes de Asprona…

José Luis Tovar